Tolerancia sistema digestivo mi pequeño (3 años+)

Ahora que tu pequeño ya está totalmente integrado a la dieta familiar, es recomendable que incluyas alimentos ricos en nutrientes claves para su crecimiento.


Estos nutrientes pueden beneficiar al organismo en una o varias funciones, como la fibra, probióticos, ácidos grasos omega 3, omega 6, DHA, vitaminas y minerales esenciales. Asegúrate de darle una nutrición completa y balanceada incluyendo los siguientes alimentos en su dieta.

Frutas y verduras:

Dale frutas y verduras de diferentes colores cada día y en la cantidad recomendada para su edad, incluye una porción en cada comida y trata de darle las frutas enteras en lugar de dárselas en jugos.

Pan, cereales y pastas:

Son mejores el pan y los cereales integrales, que los productos refinados. Dale las porciones recomendadas de acuerdo a su edad y necesidades individuales.

Carnes, pollo, pescado y leguminosas:

Sírvele pescado y carnes magras (de vacuno, ternera o aves) preparadas a la parrilla, cocidas, asadas u horneadas; en vez de fritas. El pescado debería ser su plato principal si no existe ninguna contraindicación. También debes darle leguminosas como porotos, lentejas o garbanzos, por lo menos dos veces por semana.

Lácteos:

Dale leche, yogur o queso a diario, en una cantidad adecuada. Serán mejores si son lácteos bajos en grasa.

Grasas:

Una alimentación muy baja en grasas puede llevar a la disminución de ciertos micronutrientes y una muy elevada puede aumentar el riesgo de obesidad y enfermedad cardiovascular. Por eso incluye las grasas provenientes de pescado y aceites vegetales en cantidades recomendadas para su edad, y evita las grasas saturadas que generalmente son de origen animal como mantequilla y manteca. También es importante que evites las grasas trans que se encuentran principalmente en alimentos industrializados o altamente procesados.

Sistema inmune Mi pequeño (3 años+)

Al llevar una vida normal en la que van al jardín, salen a la calle o comparten con otros niños, los pequeños pueden estar expuestos a patógenos, que también son llamados agentes externos.


Estos pueden ser hongos, bacterias o virus que se alojan en el cuerpo afectando la salud con infecciones o enfermedades.

El sistema inmunológico es el encargado de defender de manera natural a tu hijo de estos agentes externos, reacciona para atacar y destruir los organismos infecciosos que se acercan a los niños.

Son varios los factores que afectan este desarrollo, el más importante es la nutrición; la alimentación temprana que se les dé a los bebés va a determinar la salud y el desarrollo del intestino, que va a favorecer las defensas del cuerpo y el desarrollo de posibles enfermedades posteriores.

Muchos estudios han demostrado que se genera un mejor desarrollo de las defensas de los niños cuando son alimentados con leche materna. Este es el resultado de un trabajo colaborativo y perfectamente coordinado entre los HMO*: ingredientes clave para la nutrición y protección de tu hijo, las bacterias buenas del sistema digestivo, el intestino y su buen funcionamiento, ayudándolo a madurar y evitando molestias en las guatitas.

Además de alimentar a las bacterias buenas del intestino, que colaboran con el sistema inmunológico, se ha determinado que los HMO se absorben en el torrente sanguíneo, reforzando también las defensas por fuera del intestino.

Aunque el sistema inmune esté fortalecido, habrá ocasiones en las que los niños se contagien de virus como la gripe u otras enfermedades, sin embargo, existen algunos consejos que pueden ayudar a que los niños presenten menos molestias o enfermedades:

• Asegúrate de lavarle las manos constantemente y mantener limpias también las de quienes lo cuidan, es una buena práctica.

• Es bueno asegurarse de que el jardín donde va el pequeño tiene como norma que los niños enfermos deben permanecer en casa.

• Es muy importante mantener un control para que reciba todas las vacunas.

• Es indispensable tratar de mantener su sistema inmune fortalecido a través de una buena alimentación.

Similac® 3 con HMO también puede apoyar esta tarea, protegiéndolo de adentro hacia afuera, ya que el HMO ayuda a fortalecer sus defensas.

Crecimiento y desarrollo Mi pequeño (3 años +)

Tu bebé ahora ya es un niño, en estos tres años ha aprendido demasiado y ahora es cuando empezará a desarrollar más habilidades, notarás que muestra interés por tocar cualquier tipo de instrumentos…


Pues serán ellos mismos quienes presten sus cosas ya sea para jugar o interactuar con otros.

Otra parte importante de esta etapa es el desarrollo de su escritura y su lenguaje, déjalo que explore y pinte cuantas veces quiera, sus garabatos serán más definidos, incluso puede que muchas veces encuentres las paredes de tu casa pintadas, es parte de su proceso de creatividad pues esto los ayuda a descubrirse, además será capaz de expresarse haciendo que personas desconocidas entiendan la mayor parte de lo que dice.

Por otro lado, su independencia se ve reflejada en la ejecución de acciones tan cotidianas como lavarse los dientes, comer, y colocarse su propio pijama solito, querrán elegir que ropa ponerse, y aunque a veces sus combinaciones puedan ser un poco locas es bueno dejarlos que lo hagan de vez en cuando, esto ayudará a que generen su propia identidad.

Finalmente, es importante que en este proceso estés siempre presente, escúchalo siempre y dale la confianza que necesita para que se exprese libremente, es importante no reprimirlo, pues así lograrás crear seguridad en sí mismo, así como ayudarlo las veces que necesite cuando no pueda hacer ciertas acciones por sí solo.

SIMILAC® 3 PRIMERA FÓRMULA
EN CHILE CON EL PREBIÓTICO
HMO: 2’-FL*

Últimos Contenidos

Lactancia materna, mitos y realidades

Lactancia materna, realidades y consejos

No hay duda que la leche materna es el mejor alimento que puedes darle a tu bebé, sin embargo la lactancia materna es uno de los temas que más preocupan. Conoce los mitos y realidades más escuchados de amamantar.

thumbnails-385x300-(14)

Cólicos en bebés, cómo quitarlos - consejos prácticos

Los cólicos en bebés son muy comunes durante los primeros seis meses de vida, y son motivo de llanto intenso aun cuando se trate de niños completamente sanos. Los episodios de llanto son frecuentes entre las 6:00 pm y las 11:00 pm, sin embargo, no existe evidencia probada que este sea por causa de dolor.

thumbnails-385x300-(13)

Los nutrientes que nuestro bebé necesita una vez deja la leche materna

La leche materna es la fuente de alimentación por excelencia en nuestros bebés pues como madres producimos el calostro que es una sustancia de color amarillo y acuosa que contiene muchos minerales y vitaminas A, E, K y B12 la cual es fácil de digerir en el cuerpo de nuestro bebé, además, la leche materna ayuda a proteger al bebé de contraer infecciones intestinales o respiratorias mientras se termina de desarrollar su sistema inmunológico.