Mamá amamantando bebé

¿POR QUÉ LA LECHE MATERNA ES TAN IMPORTANTE? CONOCE SUS COMPONENTES

Los oligosacáridos de la leche materna, conocidos como HMO, son uno de los componentes más importantes para alimentar y proteger a tu bebé.


Todos los nutrientes que necesita tu bebé para desarrollarse fuerte y sano están presentes en la leche materna, se trata del alimento crucial para la base del desarrollo cerebral de tu pequeño o tu pequeña durante sus primeros meses de vida.

La calidad de tu leche materna depende en buen grado de que mantengas una alimentación saludable durante tu etapa de lactancia. Por eso es tan importante que conozcas cuáles son los principales componentes de la leche materna.  

Agua 

Este componente representa entre 88 % y 90 % de toda la leche materna y depende de la hidratación diaria que tengas como madre lactante. Recuerda que tu organismo preserva líquidos durante todo el día mientras te encuentres en la fase de lactancia.

Carbohidratos 

Está representado por la lactosa. Se encuentra en 7,3 gramos de cada 100 mililitros de leche materna y es la principal fuente de energía para todas las actividades diarias de tu bebé. También es un componente esencial para desarrollar el crecimiento del cerebro en los recién nacidos.  

Oligosacáridos de la leche humana (HMO)

Los oligosacáridos de la leche humana también son conocidos como HMO y son el tercer componente más abundante e importante de la leche materna. 

Son carbohidratos complejos que tienen muchos beneficios para tu bebé, refuerzan su sistema inmune para combatir tanto las infecciones como las inflamaciones, que puedan ocurrir durante los dos primeros años.

Sus características químicas ayudan a impedir que muchos virus, bacterias y protozoos se alojen en el cuerpo de tu bebé. Diversos estudios científicos (Espín Jaime, 2017) confirman, además, que los HMOs llegan hasta el hígado, el pulmón, el tracto urinario y el sistema nervioso de tu bebé para brindarles una protección inmunológica. 

A los HMOs también se les consideran los primeros prebióticos que reciben los recién nacidos. Estos componentes mejoran las funciones intestinales de tu bebé, brindándole una microbiota saludable, favoreciendo la absorción de nutrientes claves para su desarrollo como el calcio, el magnesio y el hierro. 

Proteínas 

Constituye el 0,9% de la leche materna y no solo intervienen en el desarrollo general de tu bebé, sino que le ayudan a la absorción del hierro y a proteger sus mucosas.

Grasas

Entre 3 y 4 gramos de cada 100 mililitros de la leche materna son grasas y se trata del componente más variable en contenido y calidad de la leche materna, porque dependen mucho de la dieta alimenticia de la madre lactante. Su función es proporcionarle energía a tu bebé y también ayudarlo en el desarrollo de su sistema nervioso central. 

Tu consumo de grasas buenas como las presentes en la palta, el aceite de oliva, los frutos secos y ciertos pescados grasos serán determinantes para transmitir grasas de calidad a tu bebé durante la lactancia.

Vitaminas

La leche materna contiene todas las vitaminas necesarias para la nutrición de tu pequeño o tu pequeña. Aunque es importante destacar que tu dieta alimenticia como madre es clave para transmitir a tu bebé a través de tu leche materna todas las vitaminas que consumes. 

En algunos casos se recomiendan a la madre un aumento en la ingesta de las vitaminas A, E y de la serie de la tiamina (B1), la rivoflavina (B2), la B6 y la B12.  

Minerales 

El calcio, fósforo, hierro, zinc, cobre, cobalto, selenio, cromo, manganeso, aluminio, plomo, cadmio y yodo están presentes en la leche materna en una concentración baja, pero es suficiente para los requerimientos nutricionales de tu bebé en la primera etapa de su vida. 

Los requerimientos nutricionales de las madres aumentan durante el período de lactancia. 

Por eso recuerda que es muy importante que te alimentes de forma saludable durante el periodo de lactancia y que revises las cantidades de ingestas diarias que requieres para tener la energía que necesitas para amamantar a tu bebé y asegurarte de que tu leche materna tenga todos los nutrientes claves, anticuerpos y HMO que tu bebé necesita durante su primera etapa de vida. 

BIBLIOGRAFÍA

Espín Jaimes, B. (2017) Importancia de los oligosacáridos en la alimentación infantil. Vox Paediátrica 2017, XXIV (I): páginas 27-33. Recuperado de: https://spaoyex.es/sites/default/files/vox_paediatrica_1-2017.5.pdf

Ares Segura, S. et all (2016) La importancia de la nutrición materna durante la lactancia, ¿necesitan las madres lactantes suplementos nutricionales? An Pediatr (Barc) 84(6):347.e1–347.e7. 

Brunser Tesarschü, O. (2019) Hidratos de carbono complejos en la leche materna: los oligosacáridos. Rev. Chil. Nutr. 46(5). Recuperado de: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182019000500626   

Sabillón, F y Abdú, B. (1997) Composición de la leche materna. Honduras Pediátrica (4). Recuperado de: http://www.bvs.hn/RHP/pdf/1997/pdf/Vol18-4-1997-7.pdf

SIMILAC® 3 PRIMERA FÓRMULA
EN CHILE CON EL PREBIÓTICO
HMO: 2’-FL*

Últimos Contenidos

Lactancia materna, mitos y realidades

Lactancia materna, realidades y consejos

No hay duda que la leche materna es el mejor alimento que puedes darle a tu bebé, sin embargo la lactancia materna es uno de los temas que más preocupan. Conoce los mitos y realidades más escuchados de amamantar.

thumbnails-385x300-(14)

Cólicos en bebés, cómo quitarlos - consejos prácticos

Los cólicos en bebés son muy comunes durante los primeros seis meses de vida, y son motivo de llanto intenso aun cuando se trate de niños completamente sanos. Los episodios de llanto son frecuentes entre las 6:00 pm y las 11:00 pm, sin embargo, no existe evidencia probada que este sea por causa de dolor.

thumbnails-385x300-(13)

Los nutrientes que nuestro bebé necesita una vez deja la leche materna

La leche materna es la fuente de alimentación por excelencia en nuestros bebés pues como madres producimos el calostro que es una sustancia de color amarillo y acuosa que contiene muchos minerales y vitaminas A, E, K y B12 la cual es fácil de digerir en el cuerpo de nuestro bebé, además, la leche materna ayuda a proteger al bebé de contraer infecciones intestinales o respiratorias mientras se termina de desarrollar su sistema inmunológico.